Repudiamos asesinato del joven militante Mariano Ferreyra, de Argentina, y exigimos juicio y castigo a sus asesinos

Declaración de la Unidad Internacional de los Trabajadores (Cuarta Internacional)

Queremos manifestar desde la Unidad Internacional de Trabajadores (UIT-CI) nuestras condolencias e incondicional solidaridad con los trabajadores ferroviarios, con las familias de las víctimas y con el Partido Obrero al que perteneciera Mariano Ferreira, el joven asesinado en Argentina.

El asesinato del joven Mariano Ferreira es indudablemente otro crimen de la nefasta burocracia sindical argentina, del grupo de matones que responde al mafioso y millonario burócrata de la Unión Ferroviaria, José Pedraza y que atacó a una columna de manifestantes que exigía la incorporación de los “tercerizados” (subcontratados) a la empresa ferroviaria. Además hay otros heridos, y una compañera está muy grave. Todo este ataque criminal fue avalado por la policía que “liberó” la zona para que los asesinos actuaran con impunidad.

El gobierno de Cristina Kirchner dijo que “hay que llegar a los autores materiales e intelectuales”. ¡Pero los autores de estos hechos aberrantes son amigos de los Kirchner! Como Pedraza, el burócrata ferroviario (ayer menemista, hoy kirchnerista), quien avaló la privatización, vive de los subsidios estatales y los negocios con la tercerización del ferrocarril y jamás acepta una lista o plancha de oposición en ferroviarios nacionales porque perdería ya que es odiado entre la mayoría de los trabajadores ferroviarios. ¡Este burócrata ya debería estar preso, pero todavía no hay ningún detenido! El gobierno de Cristina Kirchner está encubriendo a los matones sindicales que reprimen a los que luchan.

Este nuevo crimen se inscribe en la generalizada persecución a los luchadores obreros y populares en América Latina. Persecución que incluye la criminalización de las luchas, la penalización legal de huelgas o cortes de ruta, y el método del asesinato por sicarios que son encubiertos por los gobiernos. Así ocurre en Honduras y en Colombia con el asesinato de decenas de dirigentes sindicales o campesinos; en Panamá con la represión en Boca del Toro; en Venezuela adonde sólo en el Estado Aragua la UNT, central obrera clasista, perdió a 7 de sus dirigentes asesinados por sicarios; en Brasil adonde se continúa matando a dirigentes campesinos; en Bolivia con el asesinato reciente de dos campesinos de Caranavi; en Perú adonde indígenas, campesinos y mineros son víctimas frecuentes de disparos policiales o en México adonde las bandas criminales matan impunemente también a dirigentes sociales.

En todos los casos no hay ningún juicio ejemplar o dicen que no pueden encontrar a los asesinos. La “Justicia” patronal y los gobiernos son cómplices y encubridores de estos asesinatos que buscan frenar la lucha obrera y popular por sus reivindicaciones y cambios de fondo.

Todos los que defendemos la lucha de los trabajadores, campesinos, indígenas y sectores explotados tenemos que unirnos como un solo puño ante estos hechos. Cada ataque debe ser respondido de inmediato con la movilización masiva unitaria, con huelgas, manifestaciones y organización de la autodefensa unitaria de las organizaciones obreras y populares, con la protección popular de activistas o dirigentes perseguidos y/o amenazados. Aunque la situación no es igual en todos los países, lo único que puede frenar estos ataques es la movilización masiva que obligue a castigar a los asesinos. En la propia Argentina hay experiencias históricas en este sentido. Y fue ejemplar la reacción unitaria de las organizaciones de izquierda, trabajadores ferroviarios y del subte (metro), parando los ferrocarriles y el metro, exigiendo y logrando un paro nacional de la Central de Trabajadores Argentinos (una central obrera minoritaria) además de la masiva marcha de repudio a Plaza de Mayo y en todas las principales ciudades del interior del país. En cambio la CGT, la histórica Confederación General de Trabajadores, en manos de una burocracia corrupta, de la que Pedraza es parte, emitió un repudio formal, pero sin ninguna medida de lucha.
Es necesario profundizar la movilización y coordinación lograda en estos días, para echar a la nefasta burocracia sindical e imponer juicio y castigo a los asesinos.

Orlando Chirino, Miguel Hernández, José Bodas- Unidad Socialista de Izquierda (USI), de Venezuela
Miguel Sorans, Juan Carlos Giordano, Liliana Olivero, José Castillo – Izquierda Socialista, de Argentina
Enrique Fernández, Jorge Auques – Uníos en la Lucha, de Perú
Babá, Silvia Santos, Willigton Cabral- Corriente Socialista de los Trabajadores (CST), del PSOL de Brasil
Miguel Vivas- Uníos, de Colombia
Alvaro Saumeth, Alternativa Socialista, sección simpatizante de Colombia
Priscila Vázquez, Propuesta Socialista, de Panamá
Carlos Rojas – La Protesta, Bolivia

La Unidad Internacional de los Trabajadores (Cuarta Internacional)

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Comments are closed.