El pueblo rebelde libio derrota a la dictadura de Kadafi

Unidad Internacional de los Trabajadores- Cuarta Internacional

Declaración Política

Las últimas noticias indican que el régimen dictatorial de Kadafi tiene las horas contadas. El pueblo rebelde libio ha entrado en Trípoli y domina la mayoría de la capital del país. Cae un régimen dictatorial de más de 40 años, encabezado por el coronel Kadafi, que empezó en los 70 siendo un líder nacionalista-burgués y que se fue transformando en los últimos años en agente de los intereses imperialistas, en especial de los europeos, luego de pactar con las multinacionales del petróleo. De esa forma fue hambreando y reprimiendo a su pueblo que lo terminó odiando y levantándose en armas.

La caída de la dictadura de Kadafi es una victoria del pueblo libio, que viene combatiendo desde febrero ante la salvaje represión del dictador. Es parte del proceso revolucionario que iniciaron los pueblos de Túnez y Egipto derribando a sus dictadores.

No se trata de un triunfo de la OTAN como pretenden atribuirse Obama y el imperialismo europeo. Con su intervención militar las tropas de la OTAN sólo quisieron relativizar el triunfo genuino del pueblo libio que ya había tomado la decisión de levantarse en armas hasta derrocar a la dictadura kadafista. No se puede olvidar que representantes de los gobiernos de la OTAN y de Estados Unidos fueron huéspedes de honor en Trípoli en varias oportunidades o tuvieron reuniones de negocios con el dictador. Sarkozy, Zapatero, Berlusconi y hasta Condoleza Rice se entrevsitaron con Kadafi, a quien felicitaron por su metamorfosis política.

Mienten los imperialistas yanquis y europeos al afirmar que fue la OTAN y la “democracia” occidental la que triunfó en Libia. Ellos sólo quisieron impedir un triunfo de la milicia popular y siempre buscaron una salida negociada que les permita defender sus negocios petroleros y evitar que el ejemplo del pueblo armado libio se propagase a Siria, Yemen o Barhein.

Los socialistas revolucionarios no damos ningún apoyo político ni despertamos ninguna expectativa en el gobierno del Consejo Nacional de Transición, que encabeza, en la ciudad de Bengazi, Mustafa Abdul Jalil, un ex ministro de Kadafi, acompañado por otros ex funcionarios del dictador y de fuerzas políticas patronales, con posturas negociadoras con el imperialismo y las multinacionales.

Por eso, la UIT-CI considera que el sacrificio del pueblo combatiente libio no puede ser ahora entregado al imperialismo. El pueblo rebelde libio siempre rechazó que entraran al país fuerzas militares de la OTAN y cuestionaron a sus bombardeos.
La caída total de la dictadura de Kadafi, festejada por centenares de miles, abrirá un nuevo momento en la revolución libia en donde sólo un gobierno de las milicias populares, de la juventud y los trabajadores podrá garantizar un cambio de fondo en Libia.

Lamentamos que todavía el dictador Kadafi pueda recibir la solidaridad de gobiernos y líderes políticos como Hugo Chávez, presidente de Venezuela que dice ser anti-imperialista y socialista. El Presidente Chávez es perfectamente conocedor de que las multinacionales petroleras desde hace años controlan el codiciado petróleo liviano de Libia con el aval del régimen dictatorial de Kadafi. Es inaceptable que ahora quiera engañar a la población diciendo que se trata de un triunfo de la OTAN y del imperialismo, cuando lo cierto es que se trata de un espectacular triunfo democrático alcanzado por el pueblo libio.

La UIT-CI lama a los pueblos del mundo a seguir solidarizándose con la lucha del pueblo rebelde libio hasta la total caída del régimen de Kadafi. Cárcel, juico y castigo para el asesino Kadafi y sus secuaces, fuera la intervención de la OTAN en Libia, por el armamento popular en Libia y la no disolución de las milicias populares.

Comité Ejecutivo Internacional
Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT-CI)
25 de agosto de 2011

_________________________________

Fuente:laclase.info

 

 

This entry was posted in Español, Statements. Bookmark the permalink.

Comments are closed.