EE UU: el voto apático en las elecciones legislativas

La votación fue mucho menor este año. Para ver el porcentaje de votos pulse aqui

Los Demócratas perdieron ante los Republicanos en las legislativas del 2 de Noviembre pasado. Pero no hubo voto castigo más bien un voto apático ya que la mayoría de la gente se quedo en casa.

Esta vez, la clase trabajadora no voto en masa. El voto de las grandes mayorías que llevo a Obama al poder se esfumo luego de que el gobierno Demócrata tomara medidas anti-populares como el rescate bancario y el alto desempleo. La burocracia sindical aporto grandes sumas de dinero al Partido Demócrata y movilizó -aunque de forma tardía- a los obreros con el objetivo de captar el voto de las masas. Cualquier ilusión que tenia la gente en Obama se esfumo. El giro a la derecha de Obama tan pronto tomo el poder hizo que la gente lo desertara.

Un sistema anti-democrático

Otros factores que influyeron en la derrota Demócrata: un sistema anti-democrático y bipartidista que no da cabida a partidos minoritarios; falta de alternativa política, la gente sabe que no existe mucha diferencia entre demócratas y republicanos; al contrario de los países en América Latina, aquí se vota en días laborales lo que influye de cierta manera; falta de propaganda política en las calles y barrios donde viven los pobres y los obreros. También hay miles o millones de personas que no tienen derecho al voto tales como inmigrantes, personas que han cometido infracciones legales y crímenes menores.

El Tea Party

La derecha sigue en crecimiento. Usa el racismo como arma política para dividir a los obreros blancos, afro -americanos y latinos. Obama no hace nada al respecto ya que es parte de la política de la clase dominante. Al mismo tiempo, las redadas y deportaciones de inmigrantes continúan. Los centros de detenciones donde los inmigrantes reciben trato infrahumano van en crecimiento. Continúan recortes a la educación, servicios sociales mientras hospitales cierran.

La prensa burguesa le ha servido de apoyo a la derecha reaccionaria desde que Obama llego al poder. Ahora se quiere presentar la derrota de Obama como una victoria de la derecha y del Tea Party, que en estos momentos representa el ala ultraderechista del partido Republicano.

Si bien es cierto que los Republicanos ganaron, los tres principales candidatos a senadores que contaban con apoyo del Tea Party perdieron. Eso se debe a que eran muy pero muy reaccionarios. De 130 candidatos al senado con apoyo del Tea Party, solo 40 ganaron.

El Tea Party no es un movimiento popular: su base social es la clase media blanca conservadora. Es un movimiento que se ha beneficiado de una campaña mediática dirigida por Fox y otros medios burgueses y que recibe grandes fondos de parte de grupos de la alta burguesía y la industria farmacéutica.

Derrota al status quo

Obama no fue el único que sufrió un duro golpe: también el sistema político norteamericano sufrió una derrota a manos de la clase trabajadora que esta perdiendo fe en las elecciones y políticos burgueses. La clase dominante tiene miedo que las elecciones pierdan la legitimidad con que contaban en el pasado. En fin, las elecciones ponen a descubierto la crisis institucional de los partidos y del mismo sistema a causa de la crisis económica mundial.

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Comments are closed.