Convocatoria al 36° Congreso BUKO

¡TOD@S O EN NINGUNA PARTE!

Leipzig, 29 Mayo-1 Junio 2014

Luchando por espacios urbanos y libertad de movimiento

Los movimientos sociales transforman permanentemente espacios sociales aparentemente bien definidos. La fuerte contestación frente a la ciudad capitalista y por la libertad de circulación y establecimiento son dos claros ejemplos de ello con gran presencia en el debate público. Sin embargo y a la vez resulta difícil movilizar más allá de la propia escena y conseguir transformaciones sostenidas. Raramente se presentan propuestas que vayan más allá de pequeñas correcciones cosméticas y exijan un cambio social radical. El 36° Congreso BUKO en Leipzig se enfocará en el análisis crítico y en las luchas imprescindibles. Queremos buscar caminos de salida de lo establecido. Para nosotr@s el reconocimiento genérico de la existencia de sumisión al capitalismo no es un argumento suficiente contra un futuro emancipatorio.

Movilización transnacional frente al régimen fronterizo internacional

La creciente militarización de las fronteras exteriores de la UE y los acuerdos -en continua expansión- de cooperación con sus estados adyacentes llevan a una política de blindaje que diariamente exige nuevas víctimas. Simultáneamente, el cambio climático refleja las estructuras poscoloniales y racistas de un injusto sistema de dominio global. Incluso aquellas personas que consiguen atravesar las fronteras acaban en muchas ocasiones su deseada elección autónoma de su lugar de trabajo y residencia en campos de aislamiento, cárceles y terror racista diario en los países de llegada. Nuestra primera área temática “Migración y racismo” se concentrará en esta problemática.

Junto a la reflexión sobre la propia práctica política y el intercambio temático, el BUKO 36, como congreso internacional e internacionalista, buscará favorecer la comunicación entre movimientos con diferentes perspectivas. Desde nuestra perspectiva, solo así es imaginable una movilización trasnacional contra el régimen fronterizo.

Marginalización, desalojo, control: ¡superamos las fronteras urbanas!

La división entre las ciudades económicamente exitosas y las retrasadas, nuevas formas de seguridad ciudadana y prácticas racistas de policía y control, los alquileres crecientes y los formatos de vivienda de economía de mercado, así como el desalojo y la privatización del espacio público conforman la realidad social de la urbe capitalista y dan pie a la segunda área temática del BUKO, “Derecho a la ciudad”. En la competición por recibir inversores internacionales o ante grandes eventos deportivos se muestra el rostro empresarial de la fábrica urbana: la violenta exclusión de l@s “sobrantes” va de la mano con la simultánea inclusión de todo lo “aprovechable”. Las ciudades están atravesadas de fronteras: no son bienvenid@s quienes en principio no encajan en la imagen y la praxis reproductiva de la sociedad de las mayorías. Las mujeres* exiliadas se ven especialmente afectadas por la precariedad salarial en el sector informal de servicios -si es que reciben o consiguen un “permiso de trabajo” o un “puesto de trabajo”-. En el BUKO 36 queremos y debemos preguntarnos cómo se puede superar este régimen fronterizo urbano y cómo se puede apoyar la lucha de l@s marginalizad@s. No por último se presenta la pregunta sobre la reproducción urbana: ¿dónde y bajo qué condiciones se generan alimento, energía y otros bienes esenciales?

Justamente porque la ciudad neoliberal no es mero lugar de producción industrial, sino fábrica de una realidad excluyente, se nos presenta a los ojos el papel de la crítica urbana de izquierdas y una urgente perspectiva de superación del capitalismo urbano. En el BUKO 36 no solo queremos discutir en qué medida un “derecho a la ciudad” también debe poner la vista en una superación de las jerarquías de género y de los deshumanizantes mecanismos de mercado, sino que queremos unir el derecho a un futuro con sus implicaciones prácticas.

Mirada hacia delante – ¡por utopías radicales!

La exigencia de un “derecho a la ciudad” es compartida por muchos movimientos sociales urbanos. El derecho a la diferencia es desde luego no solo una exigencia de una utopía urbana digna de ser vivida, sino también una exigencia para el propio movimiento. La reconocible inexactitud del término -¿qué es el “derecho a la ciudad”?- permite amplias alianzas, pero conlleva el riesgo de una asunción de lógicas de transformación capitalista y de absorción de discursos regresivos. Así, el proceso de emancipación urbana se ve enfrentado -no exclusivamente en la República Federal Alemana- a iniciativas racistas contra el asilo a refugiad@s que en su agitación contra la “inmigración de la pobreza” y cualquier tipo de libertad de movimiento se refieren a sus “derechos de ciudadanía” y de espacio.

Junto a la discusión teórica sobre los respectivos análisis y perspectivas, en el BUKO 36 pretendemos preguntarnos continuamente por los puntos de encuentro entre las luchas urbanas y la exigencia de libertad de movimiento. No queremos simplemente buscar alianzas acríticamente, sino sondear sabiamente posibles acuerdos entre diferentes posiciones sociales.

En el BUKO 36 se unirán las luchas por la urbe y por la libertad de movimiento y se generarán amplias discusiones y contactos sobre formas de resistencia principalmente locales. Queremos motivar en Leipzig en 2014 una utopía social radical y emancipatoria, que aúne la ciudad poscapitalista con las luchas por la libertad de movimiento. Esto será posible si no ignoramos la injusticia en sus variadas e insoportables formas. Participad en el BUKO 36: ¡la realidad capitalista retrocederá si nos unimos frente a ella!

¡Tod@s o en ninguna parte! ¡Luchando por espacios urbanos y libertad de movimiento!

El grupo de preparación del BUKO 36 en Leipzig

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Comments are closed.