Renunció el Papa tras una ola de escándalos

Por Miguel Lamas (El Socialista- Izquierda Socialista-Argentina)

No es algo común que renuncie un Papa. Hace casi 600 años que no ocurría. Por eso, pese a tener 85 años, sorprendió la decisión de Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, alegando “cansancio físico y espiritual”. La realidad es que estuvo desbordado por una ola de escándalos nuevos y antiguos -estafas financieras, pedofilia, etcétera- y una crisis profunda de la Iglesia Católica que pierde año a año millones de fieles.

Fue electo Papa en el 2005, después de la muerte de su antecesor Juan Pablo II. Antes había presidido durante 25 años la Congregación para la Doctrina de la Fe. Fue de la juventud nazi en 1939 (Ratzinger alegó que la afiliación en la Alemania nazi era obligatoria).
Ratzinger será recordado como uno de los Papas más reaccionarios. En enero de 2009 levantó la excomunión de cuatro obispos integristas del movimiento ultraconservador de Marcel Lefebvre, entre ellos al británico Richard Williamson, quien niega la existencia del Holocausto nazi. Ratzinger se opuso férreamente al derecho al aborto, a los derechos de los homosexuales, al uso de preservativos, a la posibilidad del matrimonio de sacerdotes, a la eutanasia y al divorcio. Trató de “solucionar” las miles de denuncias contra curas y obispos pedófilos, pidiendo perdón a las víctimas. El cardenal de Los Angeles Roger Mahoy fue destituido y obligado a entregar archivos con los nombres de 124 curas abusadores de niños. La Iglesia les pagó 660 millones de dólares de indemnización a 500 víctimas para tapar el escándalo, casi siempre obligada por la justicia. Hasta el propio Papa fue acusado de proteger a pederastas cuando dirigía el “Santo Oficio”. Los hechos fueron demostrando que la estructura totalitaria, jerárquica y sexualmente represiva de la Iglesia Católica facilitó y facilita que surjan aberraciones como maltrato a niños y pederastia.

Los escándalos financieros

Como no podía ser de otra manera, la crisis financiera capitalista también afectó a la Iglesia Católica que está metida de cabeza en la gran banca a través del Instituto de Obras Religiosas (IOR). El IOR fue presidido durante dos décadas, hasta 1989, por el obispo yanqui Paul Marcinkus quien estuvo involucrado en el peor escándalo financiero de la historia de la Iglesia con el Banco Ambrosiano, que quebró y su presidente Roberto Calvi apareció colgado del puente de Londres. El IOR tuvo que pagar 240 millones de dólares para cubrir las deudas del Banco Ambrosiano y Marcinkus fue jubilado.

Sus sucesores volvieron a las andadas. El año pasado estalló un nuevo escándalo financiero, aún no esclarecido. La Policía italiana encontró, en junio de 2012, documentos confidenciales en la casa y oficina del ex presidente del Banco del Vaticano Ettore Gotti Tedeschi, ubicadas en la ciudad de Milán (noroeste), dirigidos a sus “amigos de más confianza” a los que habría advertido “si me asesinan, buscad en estas cartas” información sobre importantes personajes de la Santa Sede. Gotti Tedeschi y el director general del IOR, Paolo Cipriani, están siendo investigados desde el 2010 por no poder explicar el origen de 23 millones de euros que el Banco del Vaticano transfirió entre cuentas que tenía en otras dos entidades. A Tedeschi lo echaron. Pero sigue sin aclararse el origen de los fondos. Tedeschi trata de cubrirse para no seguir la suerte de Roberto Calvi… y aparecer colgado en algún puente.

Mientras tanto, la filtración de documentos secretos y cartas con acusaciones mutuas relacionadas con los malos manejos financieros, parecen no tener fin. Evidencian una fuerte disputa, no precisamente por asuntos teológicos, al interior del Vaticano.

Aunque cambie el Papa, la Iglesia no tiene cura

Conocemos católicos, e incluso curas, que honestamente buscan interpretar al mensaje cristiano como sirviendo a los pobres. Los respetamos. Pero otra cosa es la institución Iglesia Católica, con sus obispos y Papa al frente. La pederastia la destaparon parcialmente, obligados por la movilización de las víctimas. Sin embargo, el apoyo de la Iglesia a los peores regímenes genocidas (nazismo, fascismo, Franco, Videla), siguen tratando que quede en la penumbra. Y la sociedad de la privilegiada jerarquía eclesiástica con los banqueros y grandes capitalistas los hunde en la misma corrupción, estafa al pueblo y peleas entre ellos. Tras la renuncia se lamentaron el presidente yanqui Obama, el de Israel Shimon Peres, el Rey Juan Carlos, Angela Merkel y el inglés Cameron, entre otros. Por nuestra parte decimos que la Iglesia Católica, como institución, dirigida por privilegiados, aliados a los grandes capitalistas y al imperialismo, para engañar y reprimir a los pobres, no tiene cura, aunque cambie de Papa.

 

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Comments are closed.