Un pequeño salto adelante en la lucha por los derechos reproductivos en la ciudad de Nueva York

Por Mercedes Petit and Malena Zetnik

El 19 de octubre del corriente la vocera del consejo deliberante de la ciudad de Nueva York anunció la realización de un programa de voluntarios para proteger a las pacientes que concurren a las clínicas ginecológicas donde se efectúan abortos. Este programa es un pequeño paso adelante en la lucha por los derechos reproductivos y la igualdad de las mujeres y según el diario Daily News comenzará el 1ro de noviembre.

Esta medida es el resultado del esfuerzo de numerosos  activistas y grupos de base que se enfrentan a  fanáticos e intolerantes, generalmente con ideas de extrema derecha, que merodean frente a las clínicas donde se efectúan abortos. Entre los numerosos grupos de defensa de los derechos de la mujer cabe mencionar a la coalición neoyorquina de defensa de clínicas de aborto (NYCACD), la sección Nueva Cork de NOW, Mujeres Radicales, el Freedom Socialist Party, Socialist Alternative y Núcleo Socialista (Socialist Core).

El derecho al aborto hay que conquistarlo y defenderlo con la lucha

El logro obtenido en NYC vuelve a mostrar que los avances en el derecho a abortar se logran siempre con la movilización, único camino para derrotar a los sectores más reaccionarios y conservadores (distintas iglesias, el Partido Republicano, y otros). Y cuando se avanza, hay que defenderlo, porque sistemáticamente se intenta su derogación, o se ataca a  las mujeres que optan por el aborto o las clínicas que lo realizan.

Una de las leyes más amplias se conquistó en España en 2010, cuando las movilizaciones obligaron al Partido Socialista (de la Socialdemocracia) a aprobarla en el parlamento. Pero desde que asumió el nuevo gobierno del derechista PP, viene anunciando su intención de limitarlo.

El 17 de octubre, el parlamento uruguayo aprobó la despenalización del aborto.Los políticos podrán pretenden atribuirse para sí los resultados de este paso. Sin embargo aunque pequeño este cambio es el resultado de las luchas. Bajo el primer gobierno del Frente Amplio ya se había logrado aprobar la legalización, pero esta fue vetada por el presidente Tabaré Vázquez. La ley actual no lo legaliza, sino que permite suspender las penas si la mujer se somete a una serie de trámites burocráticos y humillantes, que buscan que renuncie a abortar. No se obliga ni al Estado ni a las obras sociales ni prepagas a realizarlo gratuitamente. Ni distingue a las mujeres embarazadas por violación, cuyas intervenciones deberían ser más protegidas, con mayor celeridad y sin ningún trámite burocrático. Por todo esto, las mujeres uruguayas denuncian que se trata de una ley que quedó a “mitad del camino”. Porque la Iglesia y el gobierno supuestamente “progresista” de José Mujica siguen decidiendo, por encima de la voluntad y los derechos de las mujeres. Y están dispuestas a seguir movilizándose por lograr sus plenos derechos.

Tomado del sitio web de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratutito-Argentina

El gobierno de Cristina Kirchner rechaza el derecho al aborto

En Argentina, el aborto clandestino es la principal causa de muerte de mujeres embarazadas. Desde hace años se desarrolla un movimiento de mujeres que exige el derecho al “aborto seguro, legal y gratuito”, en el cual participan distintos sectores, incluso de mujeres católicas y partidarias del gobierno. Pero hay una total cerrazón (aplaudida por la Iglesia Católica) por parte de Cristina Kirchner en aceptarlo. En 2011 la mayoría parlamentaria que tiene el gobierno logró que los proyectos sobre el tema no se pudieran tratar. Y hasta ahora siguen impidiendo su tratamiento en el parlamento. Sin embargo, el 13 de marzo de este año hubo un fallo muy favorable de la Suprema Corte de Justicia, para permitir el aborto sin ninguna restricción a las mujeres víctimas de violación, con su sola declaración jurada, sin límite de tiempo ni autorización de los padres para las menores (y también para el caso de peligro de vida de la mujer y/o de discapacidad mental). Por presión de la Iglesia, el gobierno peronista y otros partidos de derecha (como el que gobierna la Ciudad de Buenos Aires), en muchas provincias ponen trabas y no cumplen esa decisión tan importante de la justicia, que es una conquista parcial pero importante para las mujeres.

En el Encuentro Nacional de Mujeres realizado a comienzos de octubre en la ciudad de Posadas (provincia de Misiones), 25.000  mujeres en los distintos talleres y en la movilización final reclamaron por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Diciéndole basta a las injustas muertes de mujeres jóvenes, pobres y migrantes que son las que más pagan con su vida la ilegalidad. De ese multitudinario encuentro quedó convocada una importante movilización para el 1 de noviembre hacia todas las gobernaciones del país reclamando que, de una vez por todas, se legalice el derecho al aborto. Y denunciando a los gobiernos por la responsabilidad sobre la vida de las mujeres.

_____________________________________

Colaboración para Socialist Core de Mercedes Petit y Malena Zetnik, con aportes de Emmanuel Santos y Rodolfo Tirabarro

 

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Comments are closed.