Libia: Un triunfo de la milicia popular

Por Miguel Lamas

Adios Kadafi

Las milicias rebeldes conquistaron Trípoli y el dictador Kadafi ha huido. Es un extraordinario triunfo de la rebelión popular que en 6 meses de guerra civil, armándose con lo que pudieron arrebatar al ejército de la dictadura, demolieron al régimen. Aunque la interpretación del imperialismo, los medios y hasta sectores de izquierda es que fue un “triunfo de la OTAN”, fue en realidad la milicia rebelde la que conquistó Trípoli.

La milicia rebelde se formó al principio del levantamiento y se armó con las armas que pudo capturar asaltando comisarías y cuarteles y las que entregaron militares que se dieron vuelta. Todas las informaciones indican que no tiene un mando unificado real, al que todas las unidades obedezcan. Sus jóvenes combatientes, comenzaron a reunirse en cada pueblo o barrio y a veces en grupos de amigos que partían al frente con las armas que conseguían. Un reporte reciente de una periodista española dice: “el poder civil no acaba de controlar, pese a sus esfuerzos, al casi medio centenar de milicias o katibas, nacidas al calor de la revuelta popular de febrero” (Maite Rico, El País 27/8). Sectores campesinos tribales como el de los oprimidos bereberes “obtuvieron poder por la guerra misma… reunieron la milicia más efectiva en combate” (Patrick Cockburn, Página 12 23/8).

La OTAN, que supuestamente intervino en Libia para “defender los derechos humanos y al pueblo”, se negó a armar a los rebeldes libios, sólo Francia y el emirato árabe de Qatar entregaron algunas armas con cuentagotas a un sector de la milicia que intentaron controlar. El argumento oficial fue que los rebeldes no constituían un ejército organizado (lo cual era cierto, dado que eran milicias populares) y que las armas podían caer en poder de “extremistas”.

De esta forma, durante la guerra civil de 6 meses, las milicias combatieron con una enorme inferioridad de armamento y formación militar en relación al ejército de Kadafi. A favor de los milicianos contó el apoyo popular mayoritario. Los milicianos fueron avanzando pueblo a pueblo, a veces debieron retroceder, para retomar días después en avance.

Tanto los voceros oficiales y mediáticos del imperialismo, como también los que defendieron hasta el último día a la dictadura de Kadafi, como Chávez, coinciden en atribuir la conquista de Trípoli y la caída de la dictadura, a la obra de la OTAN. Aunque es difícil fiarse de la mayoría de las informaciones, un análisis de los hechos muestra que la OTAN jugó un rol bastante marginal y que la batalla fue efectivamente un gran triunfo de las milicias populares a las que la OTAN se negó a armar.
La intervención de la OTAN, se limitó al ataque aéreo a unidades de Kadafi. Pero estos ataques no pueden explicar la caída de Trípoli, una ciudad de dos millones de habitantes que concentraba las unidades de elite de Kadafi. Solamente la intervención de la milicia popular fortalecida y endurecida en los 6 meses de combate y una deserción masiva de desmoralizadas tropas kadafistas puede explicar la caída de Trípoli.

Militarmente la campaña de bombardeos en sí misma no puede quebrar la defensa terrestre de una gran ciudad, a menos que demuela la ciudad completa. Así ocurrió, por ejemplo, en el 2004, en Irak, cuando los yanquis atacaron Faluya, ciudad que primero fue demolida por bombardeos, ocasionando miles de muertos y heridos, y adonde debieron huir para salvar su vida más de 400.000 personas, casi toda la población de la ciudad. Aún así, fue necesaria una intervención de fuerzas terrestres y el combate entre las casas en escombros para derrotar a la defensa de la resistencia.

El régimen de Kadafi

Kadafi se inició como un régimen de nacionalismo burgués árabe hace 40 años. Nacionalizó el petróleo y tuvo enfrentamientos con el imperialismo. Fue parte del nacionalismo árabe que encabezara en egipcio Gamal Abdel Nasser.

Sin embargo el carácter burgués y dictatorial del régimen lo fue acercando a buscar un acuerdo con el imperialismo. Lo que logró hace más de 20 años. Privatizó las grandes empresas estatales (varias en manos de su propia familia) y entregó el petróleo a las grandes multinacionales imperialistas. La desenfrenada corrupción del régimen, comenzando por la familia de Kadafi, lo hizo muy parecido a otros dictadores árabes. Aunque su población tiene mejor nivel de vida que otros países africanos, producto de los altos ingresos petroleros, este nivel de vida se comenzó a deteriorar en los últimos años. A esto hay que unirle el odio a la dictadura y su corrupción. Por eso su derrocamiento es una obra del pueblo libio y no, como dice el chavismo, una operación imperialista para “adueñarse del petróleo libio”. Porque con Kadafi ya tenían el petróleo.

Es absolutamente insostenible la postura de los que, como Chávez, pretenden apoyar “desde la izquierda” o desde una supuesta postura “antiimperialista” al régimen de Kadafi que además de entregar el petróleo a las transnacionales, firmó un acuerdo de lucha “antiterrorista” con Bush, era amigo personal del ultraderechista gobernante de Italia Silvio Berlusconi y colaboró con Israel y el Egipto del derrocado Mubarak para bloquear a Gaza.

Repudiamos los bombardeos de la OTAN contra Libia. Pero estos no convirtieron a Kadafi en antiimperialista ni mucho menos. Hasta último momento Kadafi estuvo buscando, incluso públicamente, un acuerdo que le permitiera salvar su régimen y seguir los buenos negocios con el imperialismo.
El propio hijo de Kadafi, Saif al Islam, explicó, en plena guerra, al diario argelino Al Jabar (11 de julio) que el gobierno francés estaba negociando con el régimen de Kadafi: “Ahora estamos negociando con París, tenemos contactos con Francia. Los franceses nos han dicho que el CNT les obedece; incluso nos han dicho que si llegaban a un acuerdo con nosotros en Trípoli, impondrían un alto el fuego al Consejo”. Por otra parte, el régimen libio siguió entregando petróleo al imperialismo hasta hace dos meses (y el imperialismo pagándoselo a Kadafi).

“Conspiración de la OTAN contra la revolución popular libia”

El interés de la OTAN y del imperialismo en atribuirse el triunfo es claramente político. Quiere incidir en el futuro gobierno que controle Libia y asegurarse el petróleo. La OTAN intervino en plena rebelión del pueblo libio, cuando consideró que su antiguo aliado Kadafi sería inevitablemente derrocado, con ese objetivo.

Munir Shafiq, antiguo dirigente de una corriente maoísta de Al Fatah en la época de Yasser Arafat y coordinador general del Congreso Islámico-Nacionalista (agrupación de varios partidos y personalidades, incluidas la Hermandad Musulmana, Hamás e Hisbolá), en una columna publicada en Aljazeera.net (4 de julio, en árabe):
“Nadie puede entender por qué los aviones de la OTAN se centran en bombardear posiciones en Trípoli que prácticamente son señuelos, mientras permiten que Misrata y otras ciudades sean bombardeadas desde baterías de misiles, piezas de artillería y vehículos militares. Incluso permiten que columnas de las fuerzas de Gadafi se desplacen a la vista de todos sin atacarlas. ¿Dónde queda la protección de civiles y dónde la ayuda al pueblo a derribar a Gadafi?”.

“La postura de EE UU y la OTAN es una conspiración flagrante contra la revolución popular en Libia y un intento de mantener a las fuerzas de Gadafi en actividad hasta que consigan controlar al CNT y tal vez también a algunos líderes sobre el terreno. Solo entonces derribarán a Kadafi, mientras conspiran contra el pueblo, la revolución y el futuro de Libia.” (entrevista a Shafiq, reproducida por Gilbert Achcar, en laclase.info)

Desde las propias filas rebeldes también se hizo esta denuncia. Abu Bakr al Faryani, portavoz del consejo revolucionario local de Sirte, afirmó al diario de Beirut Al-Ajbar (2 de junio): “La propia OTAN avanza lentamente en sus operaciones militares contra las brigadas de Gadafi a fin de mantenerle durante más tiempo en el poder e incrementar de este modo el precio que podrán obligar a la oposición a pagar a las potencias mundiales y las grandes empresas que están detrás.”

Las potencias de la OTAN dieron sobrados indicios de no querer que los rebeldes liberaran Trípoli por sus propios medios. Esto lo dijo abiertamente uno de los principales diarios imperialistas como The Economist de Londres: “Los gobiernos occidentales tienen la esperanza de que los rebeldes no conquisten Trípoli al cabo de un lento avance desde el este, con el riesgo que ello implicaría de que dieran su merecido a los leales a Kadafi que se encontraran por el camino. Prefieren que el régimen implosione desde dentro”.

El periodista Tom Dale ha comentado esta preferencia de la OTAN por una “implosión desde dentro”: “¿Por qué iban a preferir las potencias occidentales un golpe por parte del círculo íntimo de Gadafi a la victoria del ejército rebelde? El golpe palaciego comportaría un acuerdo negociado entre los elementos del antiguo régimen que todavía sostienen a Gadafi y la dirección rebelde, que a su vez también abarca a muchas antiguas personalidades del régimen. Los gobiernos occidentales quieren estabilidad e influencia, y para ellos las figuras del antiguo régimen, sin contar a la familia Gadafi, son la mejor garantía en este sentido.”

Como lo dicen este líder árabe, el dirigente de los rebeldes y el periodista inglés, la política de la OTAN fue más bien intervenir para que se estancara la guerra, para desangrar a los combatientes y convertirse en árbitros de un acuerdo, con jerarcas militares y políticos del régimen, para instaurar un nuevo gobierno más o menos estable sometido a sus designios.

El CNT y la OTAN

La intervención de la OTAN fue políticamente posible, porque fue solicitada y aprobada por el CNT (Consejo Nacional de Transición), el gobierno rebelde instaurado en Bengasí. El argumento fue impedir el avance de las fuerzas kadafistas sobre Bengasí. Según esa lógica, el CNT no requirió ayuda de los demás países árabes, no reclamó armas para armar a las milicias populares, despreciando así la enorme simpatía popular y de los sectores de izquierda por la revolución libia, especialmente en las vecinas Túnez y Egipto, y se basó en una “ayuda” de la OTAN. Así la intervención de la OTAN confundió a los pueblos árabes, con gran conciencia antiimperialista, y también a los pueblos europeos que la vieron como “humanitaria”.

Esto se explica porque el pueblo rebelde y particularmente las milicias carecen de una dirección revolucionaria que haya luchado en el sentido de apoyarse en la solidaridad árabe para armarse. Aprovechando ese vacío surgió el gobierno del CNT encabezado por su presidente Mustafá Abdel Yalil, de 59 años, que fue ministro de Justicia de Kadafi hasta que comenzó la rebelión, momento en que rompió con el dictador. El primer ministro es Mahmud Yibril. 59 años, economista formado en EE UU, fue responsable del Consejo de Desarrollo de la dictadura entre 2007 y 2011, promovió la apertura económica en Libia, es decir el giro neoliberal del régimen.

Así la cabeza visible del CNT está constituida por agentes del imperialismo.

El triunfo de la milicia popular

La conquista militar de Trípoli, como dijimos al comienzo, es un extraordinario triunfo de la milicia popular, no de la OTAN y de hecho, como vimos, el plan imperialista era un acuerdo con el régimen y no el triunfo militar de la milicia.

Sin embargo, los vínculos señalados entre el imperialismo y el gobierno del CNT posibilitan que la OTAN y el imperialismo intenten adueñarse de este triunfo. El gobierno del CNT ya se comprometió a respetar los contratos de Kadafi con las petroleras imperialistas y, en un reciente comunicado, advirtió que “no debe haber represalias”. En una entrevista, uno de sus integrantes señaló que “aspiran a tomar el control político total en Libia” y que, para ello “convocarán a las fuerzas de seguridad para garantizar la reconstrucción del país una vez que haya caído el régimen de Muammar Khadafi. Hay una gran tarea de reconstrucción de la seguridad en Trípoli. La policía, la gente de seguridad y los militares, serán una gran parte de la reconstrucción. Ellos no ayudarán a los revolucionarios, los revolucionarios los ayudarán a ellos”. ¡Es decir, la policía y ejército de la dictadura, deben ser ahora los que garanticen la seguridad según el CNT! Así el CNT piensa edificar un nuevo régimen con la ayuda del imperialismo y de los militares y policías de Kadafi.

Pero, claro, hay que ver lo que piensan y hacen los milicianos triunfantes en Trípoli. En cualquier caso, se abrió una disputa más o menos abierta por el poder. Los comités populares surgidos en barrios y en las ciudades y pueblos liberados, y la milicia, son un poder popular, aunque sin dirección propia y de hecho el CNT es su dirección, aunque como vimos, con debilidades y contradicciones. Evidentemente el gobierno del CNT no confía en la fidelidad de las 50 milicias y ya anunció que intentará el desarme de los milicianos.

Esta no es sólo una disputa por ver quien manda, sino sobre como se reconstruye Libia después de la dictadura de Kadafi. Si se castiga a los esbirros del régimen o se los pone a cargo de la “seguridad” como quiere el CNT. Si se permite que continúe el saqueo imperialista que garantizó Kadafi y ahora promete el CNT, o se inicia un nuevo proceso de nacionalización petrolera con control popular, única forma de comenzar a solucionar los problemas de desocupación. Si se expropia o no a los nuevos burgueses que se enriquecieron robando al Estado junto a Kadafi. Si se permite o no la presencia militar imperialista de la OTAN o se los expulsa de Libia. Esta lucha está abierta y es similar a lo que ocurre en Egipto y Túnez después de derrocar a sus dictaduras, adonde surgieron gobiernos burgueses proimperialistas. Con dos diferencias muy importantes. La primera, negativa para el desarrollo revolucionario, es la extrema debilidad del movimiento obrero libio (gran parte eran extranjeros que salieron del país al comenzar la guerra civil). La segunda, favorable a la continuidad de la revolución, es que hubo un claro triunfo militar revolucionario popular que destruyó a la mayor parte de las Fuerzas Armadas del régimen (mientras en Egipto o Túnez estas siguen intactas).

La caída de la dictadura abre un nuevo momento de la revolución, adonde sólo un gobierno de las milicias populares, de los comités revolucionarios, de la juventud y los trabajadores podrá garantizar un cambio de fondo en Libia.

Llamamos a mantener la solidaridad internacional con el pueblo libio, para alentarlo a hacer valer su triunfo democrático, de sus milicias armadas y comités revolucionarios, continuar su revolución, liquidando de raíz al régimen opresivo, por el juicio y castigo a los asesinos de Kadafi, exigiendo el retiro total de la OTAN de Libia, por la expulsión del imperialismo y sus empresas petroleras, por conservar el armamento popular y las milicias como garantía para imponer una salida favorable a las mayorías populares explotadas de Libia.

___________________________________________

Fuente: laclase.info

 

This entry was posted in Español, International. Bookmark the permalink.

Comments are closed.